lunes, 26 de enero de 2009

"Destaca sobre todo su lenguaje visual que a través de escenas llenas de significado y simbolismo nos introduce en la trama de la película"

Sam Mendes ha dejado su huella clara plasmada en esta nueva película y unido al inmensurable talento de Kate Winslet y la aportación de Leonardo DiCaprio nos queda un film bastante bien compuesto. Destaca sobre todo su lenguaje visual que a través de escenas llenas de significado y simbolismo nos introduce en la trama de la película. El punto donde falla es precisamente ese, la trama. Una historia de amor corrompida por la cotidianeidad y las convencionalidades del mundo no envuelve tanto como para justificar la extensa duración de la película que en ocasiones se hace eterna, y sin embargo con un par de cortes aquí y allá que hubieran resumido la trama hubiera quedado perfecta. Cabe destacar sobre todos los personajes (todos genialmente trabajados) el del loco, que te lleva a la reflexión de si el Mundo está compuesto por locos que viven una vida normal y los realmente cuerdos son los que están encerrados en manicomios. Los espacios nos hablan de esta teoría, miradas a través de verjas, salones vacíos, andenes llenos de seres clonados… Como conclusión, es sólo apta para cinéfilos que disfruten de todos los ámbitos de la pantalla, aléjense los que buscan una gran historia que te atrape toda la película, es un drama sí, pero en espiral repetitiva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada